El Streaming ¿final de las salas de cine?

 

Hace un par de días tuve la oportunidad de ir a una sala de cine 4DX. Y realmente disfrute mucho la función. Estas salas no son para cualquier tipo de película. Son para las películas que realmente son un espectáculo. “Han Solo: Una Historia de Star Wars” era la indicada para verse en esta sala. Los movimientos de butaca al ritmo de las escenas, los golpes en la espalda del asiento, el chisguete de agua, el aire que se siente al pasar un disparo de algún arma. Definitivamente fue muy divertido, sin embargo, estas salas no son para cualquier público.

Un día después, por la noche quise ver una película en mi casa a través de la plataforma más famosa de Steaming. Netflix. Buena película, thriller y con muy buena fotografía. “Voice from the Stone”. Mientras veía esta cinta, me estuve acordando de la experiencia tan diferente que tuve al ver una película de espectáculo en una sala de espectáculo, y lo mucho que la disfruté. Pero también estaba disfrutando mucho la película en la tranquilidad de mi casa. Si quería ir a la cocina o al baño, finalmente podía pausarla sin ningún problema.

En el pasado festival de Cannes, hubo mucha polémica sobre las películas que fueron sacadas del festival por las diferencias entre Netflix y el mismo Festival, una de ellas fue “Roma” la más reciente película del mexicano ganador del Oscar, Alfonso Cuarón. Los directivos de Netflix decidieron retirar sus películas como forma de protesta a que los directivos del Festival de Cannes pretenden implementar como nueva regla que las películas que son hechas para un sistema streaming no pueden estrenarse en el festival.

Pareciera una medida extrema por parte de la plataforma de streaming, pero no es que los cineastas estén eligiendo entre Netflix y 2500 salas de cine para estrenar. El problema es que grandes compañías de cine no están apoyando producciones, incluso de cineastas reconocidos.

Volvamos a la pregunta: ¿El streaming será el final de las salas de cine?

En mi punto de vista no creo, finalmente como aquella frase maquillada hace mucho tiempo; “El cine se ve mejor en el cine”. Pero finalmente depende de quién haga una mejor oferta. La experiencia de ver una película como Star Wars en un cine 4DX no es lo mismo que verla en streaming en una pantalla de TV. Aquí más bien es qué tanto los cines como los productores “convencionales” evalúen tanto sus costos como sus inversiones. Netflix, Fox Premium, HBO Go, Amazon Prime, Cinépolis Click, entre muchas otras plataformas han aumentado la apuesta en variedad de películas ofertadas en sus catálogos.

Por mencionar un solo ejemplo, Netflix solamente en México, ofrece 1050 series de TV. Solamente series. La cantidad de películas ofertadas en Netflix ha disminuido desde el 2010, pero la cantidad de series se ha triplicado (1). Las audiencias han encontrado un gran escaparate de contenidos en las series de TV. Quitándole audiencias a las televisoras convencionales nacionales. Incluso por razones tan sencillas como que la gente ya no quiere esperar estrenos de episodios semanales, o simplemente porque no tienen comerciales o porque es muy sencillo ver el episodio cualquier día a cualquier hora.

Ha habido series de TV que se dieron a conocer más en Netflix que cuando fueron transmitidas en TV de manera regular. El caso de “La Casa de Papel”, producción española altamente recomendable, su mayor audiencia fue en Netflix. De tal forma que la misma compañía ha ofrecido producir una tercera temporada.

La guerra entre la exhibición tradicional del séptimo arte y las plataformas digitales parece interminable, pero eso no significa que una termine por desplazar a la otra. O que se encuentre una convivencia “armónica” entre ambas. Sino preguntémosle a UBER.

 L.C.C. Bernardo González Burgos

 www.kineproducciones.com

 Facebook: Kiné Producciones