Depresión Navideña

 

Se le conoce así, a un conjunto de síntomas que solo aparecen durante el invierno o la temporada de navidad. Se caracteriza por un estado de ánimo triste la mayor parte del tiempo, sensación de vacío, irritabilidad, fatiga, alteraciones en atención y concentración, alteraciones en el sueño y en el apetito. En niños y adolescentes se puede presentar con un aumento en la irritabilidad en lugar de tristeza.

Causas:

1.- Durante el invierno, los días tienen menos horas de luz solar si los comparamos con el resto del año, esta falta de luz altera el ciclo circadiano (ciclo del sueño) y por lo tanto la química cerebral, provocando cambios en el estado de ánimo. 

2.-  La navidad se asocia a ideas de unión familiar, fiestas, alegría y paz, cuando esto no sucede, se pudieran generar sentimientos de fracaso e infelicidad.

3.- Otro factor importante es el económico, la relación de la navidad con los regalos y festejos ostentosos, nos presentan un modelo de éxito que no necesariamente se llevará a cabo todo el tiempo y que pudiera también reflejar una falsa felicidad. 

4.- Aquellos que no pueden estar con su familia, que se encuentran lejos o que han perdido a familiares o seres queridos, comúnmente experimentaran nostalgia, sentimiento de soledad y tristeza que puede aumentar durante esta temporada. 

5.- Además en esta época es común que las personas hagan una recapitulación de lo acontecido a lo largo del año, incluidas aquellas experiencias desagradables, los cuales pueden generar malestar; por ejemplo aquellas personas que padecieron algún evento traumático que puede generar recuerdos que generen tristeza. 

La depresión navideña no es como tal un diagnóstico aceptado por los manuales de clasificación de las enfermedades mentales, sin embargo, en la práctica diaria nos podemos percatar de un aumento de los síntomas afectivos de tipo depresivo durante esta temporada.

Intentar comparar nuestra realidad con los estereotipos impulsados por las campañas publicitarias, pudieran ser otro factor determinante que puede llevarnos a sintomatología depresiva, esto al corroborar que nuestra vida no se parece en nada a lo exhibido en dichos anuncios. Los problemas económicos y distanciamientos familiares pueden generar un impacto mayor en esta época que lo que supondría en alguna otra. 

Recomendaciones para evitar la llamada depresión navideña:

·            Intentar enfocarnos en disfrutar los recuerdos vividos con los seres queridos que ya no están con nosotros, recordando momentos felices y agradables, así como anécdotas, las cuales pudieras compartir con el resto de tu familia. Piensa en momentos divertidos y ten en cuenta que estos momentos te van a acompañar y te pertenecerán por siempre. 

·            Recuerda que las reuniones tienen como fin la celebración, no es momento de arreglar rencillas, no es momento de recordar peleas e intentar resolverlas, ya que dichos intentos podrían no resultar de la mejor manera. Olvida las disputas familiares por unos días y convive en paz; si no estás seguro poder controlarte, lo mejor sería buscar alguien más para celebrar.

·            No ganarás nada preocupándote por el dinero que se gastará durante esta temporada, trata de buscar el lado positivo, recuerda que el tener a quien entregar los presentes o los alimentos que compartirás, es en realidad lo que vale.

·            Proponte metas para el siguiente año, intenta corregir lo que no salió bien el año que se va, intenta que estas metas cumplan tus expectativas, pero intentando siempre generar expectativas reales y alcanzables. 

·            Céntrate en recuerdos y pensamientos positivos, dedícate tiempo a ti y a lo que te gusta, haz ejercicio, haz más saludable tu estilo de vida.

·            Si no puedes o tienes los medios para estar con tus seres queridos esta temporada, recuerda que tienes todo el resto de año para mostrar tu afecto y cariño a esas personas que consideras especiales, no esperes hasta estas fechas para decirles cuanto los quieres. 

 

No olvidemos que la depresión es una alteración en el estado de ánimo que necesita ser diagnosticada por un profesional de la salud mental y tiene que cumplir con una serie de características; no todas las personas que están tristes tienen depresión, sin embargo es importante identificar la presencia de dichos síntomas para evitar complicaciones posteriores.

 

Colaborador: Dr. Rodrigo Hervert Rivera

Tel. 8-14-73-99

Dir. Arista #743 Int. 212

rodrigo_hr@hotmail.com

Facebook: Dr. Rodrigo Hervert Rivera