Laberinto de las Ciencias y las Artes, un museo interactivo

 

Una de las mejores maneras de pasar un día es estar con la familia, divirtiéndose, conociendo lugares nuevosy, ¿por qué no? revivir momentos, compartirlos con tus hijos, padres, hermanos e incluso con amigos. Sin duda, el Museo Interactivo Laberinto de las ciencias y las artes es el mejor lugar para vivir un excelente día familiar, explorando cosas nuevas a través de juegos.

 

Este museo, ubicado a un lado del parque Tangamanga, en San Luis Potosí, es hermano del Papalote Museo del niño, ubicado en la Ciudad de México, por lo que trabaja con el mismo objetivo, invitar a conocer sobre la ciencia, el arte y la tecnología, con ayuda de actividades interactivas y juegos para toda la familia. En especial para que los niños descubran lo divertido que puede llegar a ser aprender y descubrir cosas nuevas, quitándose la idea de que aprender es una obligación. 

 

En el Laberinto podrás encontrar diferentes salas interactivas, con actividades para que tanto niños como adultos se diviertan al mismo tiempo que aprenden sobre la ciencia; el museo cuenta con cuatro salas estables que siempre estarán a disposición de la gente. Estas salas son: Hacia lo imperceptible, Desde el espacio, Entre redes y conexiones, y En la naturaleza. Esta última cuenta con un área interactiva de granja que tiene patos, conejos, y tortugas, para que los pequeños puedan disfrutar de la compañía de estos animales, al mismo tiempo que conocen los cuidados que deben tener. 

 

También podemos explorar las salas temporales, que cambian cada mes para que no te pierdas de aprender sobre temas nuevos. Esta sala va desde aprender sobre los dinosaurios, el cambio climático, los robots, entre otros fenómenos mundiales. Aparte de las exhibiciones, el museo cuenta con un cine en 3D donde proyectan una película documental diferente cada mes; y para los más chiquitos existe una sala especial: Tras los Colores, solo para niños de 0 a 5 años. 

 

El museo cuenta con apoyo de Huachis, jóvenes que estarán ahí para los invitados, jugando, respondiendo dudas y explicando cada parte de las salas que vayas recorriendo, para que no dejes ir ni un detalle de los datos increíbles que en cada sala puedes encontrar. También los puedes encontrar en los pasillos dando talleres y demostraciones sobre temas diferentes cada día, desde como construir un robot hasta el como reciclar la basura para poder ayudar al medio ambiente. 

 

En cuanto a la arquitectura, es una increíble obra de Ricardo y Víctor Legorreta, toma como elemento principal el patio central que alrededor cuenta con pabellones al aire libre que darán acceso a cada una de las salas, y en el centro esta la torre del observatorio que es un símbolo clave con el que identifica el museo del Laberinto. 

 

Estas y muchas aventuras más son las que puedes vivir en el Museo del Laberinto, y claro, no podemos pasar de largo las noches astronómicas, noches con temáticas especiales y diferentes según la ocasión del evento, llena de alegría, con grupos musicales y comida deliciosa para cerrar con broche de oro un día inolvidable.