Matehuala, la capital del altiplano potosino

 

¿Tienes planeada una visita a uno de los municipios más importantes que tiene nuestro Estado? En ésta edición te platicamos a cerca de los lugares turísticos más visitados de Matehuala y te invitamos a conocer un poco acerca de su historia. 

 

Ubicado en el altiplano potosino y fundada el 10 de julio de 1550, el nombre de este lugar proviene de un grito de guerra como un tipo de amenaza o advertencia que utilizaban los indios que vivían en Matehuala en ese entonces, que significa: ¡no vengan!

 

En tu visita a Matehuala, tu primera parada debe ser definitivamente obra de arte que es su Catedral, ¡no puedes perdértela! Está dedicada a la Inmaculada Concepción, patrona de la parroquia y la ciudad. La Catedral está inspirada en la Iglesia Saint Joseph de Brotteaux, ubicada en Lyon, Francia y fue consagrada como Catedral por el papa Juan Pablo II. 

 

El arquitecto que puso en marcha esta impresionante obra, es nada más y nada menos que el italiano Adamo Boari en el año de 1898; mismo que construyó grandes obras arquitectónicas de nuestro país, incluyendo el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. Los vitrales de la Catedral, vistos desde el interior en un día soleado son un espectáculo para la vista, que hacen tu visita a este lugar aún más linda. 

 

Este lugar es cada año testigo de una fabulosa fiesta de luz, la cual narra la historia de un pueblo guerrero, conmemorando la fundación de la ciudad. Esta fiesta se da lugar en el mes de julio, por lo que este es un buen mes para planear una visita. 

 

Otro evento que únicamente ocurre en Matehuala, es la famosa feria de la charamusca, que se lleva a cabo en las fechas de semana santa que, al terminar la visita de los 7 templos, puedes ir a degustar con tu familia este típico dulce que venden en los puestos del Parque Vicente Guerrero.

 

Cerca de la Catedral, nos encontramos con la Plaza de Armas, el cual se convirtió en un gran lugar para pasar el rato y disfrutar de los comercios que se encuentran a su alrededor. Además de disfrutar un agradable ambiente, la Plaza de Armas es testigo de dos obras arquitectónicas que reflejan la antigua arquitectura local; la Casa de los Portales y el Templo de Santiago. 

 

El mercado Arista es otro de los lugares que tienes que visitar en tu estancia en Matehuala, aquí puedes encontrar diferentes comercios; entre ellos, productos y dulces de la región del altiplano potosino. Deliciosos platillos mexicanos, artesanías y recuerdos, son solo algunas de las cosas que puedes encontrar en este lugar. 

 

Otra joya que se encuentra en Matehuala es el Teatro Manuel José Othon, tanto por su arquitectura, como por su historia y los personajes que han desfilado por ahí, como el mismísimo Mario Moreno “Cantinflas”. Fue construido en el año de 1908, y después de 100 años de vida, aún conserva ese estilo único que lo caracteriza. 

 

Por último, no puedes dejar de hacer esta visita toda una experiencia gastronómica. El cabrito de Matehuala tiene, sin duda, un sello que lo distingue y que le da un sabor especial, el cual se lo da únicamente el altiplano potosino. Las sales minerales que tiene la hierba es lo que le da ese sabor tan distintivo de la región. Así que definitivamente probar este platillo típico no puede salir de tu lista de cosas por hacer al visitar este lugar. 

 

Además de estos puntos turísticos, la historia que representa este lugar y su buena comida, Matehuala tiene definitivamente una posición geográfica privilegiada. A tan solo una hora se encuentra Real de Catorce, que sin duda y si leíste nuestra edición pasada, te darás cuenta de que es un lugar al que definitivamente tienes que ir por lo menos una vez en tu vida. 

 

Por otro lado, la carretera de Matehuala es una de las principales conexiones para viajar al norte del país, así que, ya sea que vayas de pasada, visites algún lugar cercano, o tengas planeada una visita a Matehuala, no te puedes perder los lugares de los que te platicamos, los cuales te garantizan pasar un buen momento y contarte, a través de su gente y sus espacios, un poco la historia de este bonito lugar.