La mujer y el séptimo arte

 

El pasado 17 de diciembre del 2018, la comunidad cinematográfica perdió a una gran mujer. La actriz y directora de cine. Penny Marshall, mejor conocida como Laverne en la serie de “Laverne and Shirley” (1976 a 1983), así como la directora de las películas “Quisiera ser Grande” con Tom Hanks, “Un Equipo Muy Especial” y el drama de “Despertares” protagonizada por Robin Williams. Considerada como la primer cineasta mujer en alcanzar la cifra de 100 millones de dólares en ganancias de taquilla.

 

Recientemente se encontraba terminando un documental sobre Dennis Rodman, próximo a estrenarse en este año en curso. Penny, como muchas otras mujeres, se enfrentó a una gran lucha de abrir camino en la industria cinematográfica mundial. Pero gracias a ella y a muchas otras directoras, la labor de la mujer en el cine se ha consolidado como un parteaguas en la narrativa audiovisual moderna. 

 

Tenemos casos también como Sofía Coppola, “La Princesa de Hollywood”. En algún momento se le conoció así, ya que es la hija del famoso director Francis Ford Coppola, y Sofía era conocida desde niña en el medio, así como el círculo de amigos cineastas de Ford Coppola, como Brian De Palma, Scorsese, Spielberg y Lucas, entre otros.

 

Sofía comenzó a hacer ruido cuando su película “Perdidos en Tokyo - 2003” tuvo dos nominaciones al Oscar como Mejor Guión y Mejor Dirección, de los cuales ella se llevó a su casa la estatuilla por mejor guión. Desde el 2003 Sofía Coppola se ha mantenido a bajo perfil pero sin embargo su cine no deja de sorprender.

 

Otro caso digno de admiración es el de Agnès Varda, considerada como la abuela de “La Nueva Ola”, escuela de cine o corriente cinematográfica gestada en Francia y que fue la innovación narrativa más importante de lo que conocemos ahora del cine mundial. Varda fue una de las pioneras del cine hecho por mujeres para mujeres. Su estilo siempre ha sido de crítica social y política. A sus 90 años de edad sigue haciendo películas y documentales dignos de premios internacionales.

 

Mira Nair no la podemos dejar de lado, esta realizadora hindú, dio mucho de que hablar a nivel mundial con la película “Kama Sutra: Un cuento de amor” en 1996. Película maravillosamente realizada que lejos de ser una película simplemente erótica, se convierte en un drama épico de amor. Aunque desde 1979 ella ya tenía cintas en su haber, fue hasta 1996 cuando repuntó su carrera convirtiéndola actualmente en una de las cineastas mujeres más representativas del cine moderno.

 

 

No solo frente a cámara, la mujer llena la pantalla, sino detrás, dirigiendo, fotografiando, concibiendo nuevas ideas, llenas de poder, de amor, de fortaleza, lo que hace al ser más amable de este planeta. Al ser que dota de vida, que dota de arte y de creación.

 

Colaborador: L.C.C. Bernardo González Burgos

www.kineproducciones.com

Facebook: Kiné Producciones