Teatro de La Paz

 

Esta edición, queremos invitarte a uno de los lugares más representativos de la capital potosina; el Teatro de la Paz, el cual se ha convertido en un símbolo de identidad de los potosinos. 

 

Ubicado en el centro histórico de la ciudad, específicamente en Plaza del Carmen, se encuentra uno de los teatros más importantes de San Luis Potosí, y de todo México. Construido durante la época del Porfiriato e inaugurado el 4 de diciembre de 1894, en terrenos que anteriormente fueron parte del Convento del Carmen. La construcción en sí, tiene un estilo neoclásico, tomando en cuenta influencias francesas y una fachada en cantera rosa. 

 

Una vez dentro de sus instalaciones, no puedes pasar por alto apreciar las obras del escultor Joaquín Arias. Entre estas obras encontramos a “La Bailarina Célica”, ubicada al centro del vestíbulo principal, que sin duda es uno de los elementos más significativos del teatro. Algunas otras esculturas que podemos encontrar, son el busto de Sor Juana Inés de la Cruz, y el busto de Juan Ruíz de Alarcón. 

 

Al subir al primer piso, las escaleras tienen en sus muros obras de arte impresionantes que definitivamente tienes que ver, sin duda, los murales de mosaico de Fernando Leal le dan al teatro un toque de vida y de color. Entre ellos encontramos del lado izquierdo “Pastorela en el atrio de una iglesia en el siglo XVII” y “El Brindis de la Celestina en el corral de la Pacheca”; y por las escaleras del lado derecho encontramos “El diálogo de la Gorda y el Flaco en la carpa del barrio” y “La Danza de Xochiquetzali”

 

Estas obras de arte permanentes en este lugar, hacen al Teatro de la Paz también una especie de museo en el que podemos apreciar no solamente estas obras, sino todo una colección de pinturas y otras esculturas que no puedes pasar por alto en tu visita. 

 

Desde su inauguración, se han presentado un sinfín de eventos artisticos y culturales en el teatro, presenta obras de teatro, ópera, música, danza, espectáculos infantiles, conferencias e informes de gobierno, entre otras cosas. 

 

Uno de los elementos más representativos del Teatro de la Paz es, sin lugar a dudas, la cúpula. Está considerada como uno de los elementos más imponentes de la fachada, forjada con un águila en su cresta. La cúpula no únicamente le da al teatro un aspecto importante a la fachada, sino que también permite la entrada de luz al vestíbulo principal.

 

El Teatro de la Paz no es únicamente testigo de eventos culturales dentro de sus instalaciones, si no que sus escalinatas se han vuelto testigos de espectáculos al aire libre y de artistas callejeros, donde tanto locales como turistas se sientan a pasar el rato, o se detienen a ver alguno de estos eventos. 

 

Es importante mencionar que este año el Teatro de la Paz está de aniversario, por lo que durante estos meses y hasta el cuatro de noviembre, se harán una serie de eventos que culminarán con un magno evento para celebrar los 125 años de esta joya de nuestra ciudad, por lo que los invitamos a estar muy atentos de lo que se viene los próximos meses.