Música durante el embarazo

¿Qué es lo recomendable para tu bebé?

Hemos visto cómo la música ha tenido un papel importante en la salud física y

mental, haciendo mover nuestro cuerpo por medio de estímulos internos y emociones externas; nunca negaremos la satisfacción de sacudirnos, liberar nuestros sentidos, ser felices ante cualquier melodía favorita. Conscientes del poder de unos cuantos ritmos recorriendo nuestro cuerpo, podrás preguntarte entonces, siendo madre, si la música de igual forma puede ser recibida y asimilada por el feto durante la gestación.

 

Para que estés muy informada sobre esta cuestión, es importante mencionar que a pesar de que con la música podamos beneficiar al bebé en su desarrollo prenatal, también tenemos que tener mucho cuidado, ya que el bebé no puede estar expuesto a grandes niveles de sonido; de preferencia estar entre 50 decibelios, que es equivalente a un tono de conversación tranquilo; y según la Academia Estadounidense de Pediatría, no es nada recomendable acercar dispositivos de música o auriculares sobre la panza o el abdomen. Esto conlleva del mismo modo a exponerlo a otros riesgos, como la hiperestimulación musical prenatal, la cual pueden evocarles estímulos excesivos por medio de la complejidad de varios tonos. Esto involucraría una gran aceleración cardiaca de la madre y que al mismo tiempo puede inquietar al feto.

 

No obstante, tampoco lo debemos considerar un mal para el feto, siempre y cuando se respete el nivel de sonido ya sea con música ambiental por medio de altavoces, volumen regulado, y por supuesto, jamás interrumpir el descanso tanto de la madre como del bebe dentro del vientre.

 

En este caso, te recomiendo la música preferida de un feto, sacada como conclusión en un estudio titulado “Expresión facial fetal en respuesta a la emisión intravaginal de diferentes tipos de música”. Por medio de esta investigación, científicos descubrieron una respuesta notoria de 300 fetos de entre 18 a 38 semanas de gestación, los cuales movieron su boca y la lengua al escuchar música de estos géneros: música clásica, la tradicional y pop-rock. Todos estos estímulos y movimientos efectivamente benefician al desarrollo del lenguaje.

 

Resaltamos entre estos géneros, tres canciones que resultaron ser los favoritos para los fetos: “Pequeña serenata nocturna” de Mozart, el villancico “Campana sobre campana”, y una vez más el aclamado “Bohemian Rhapsody” de Queen. Aún se desconoce el hecho de por qué hay más estímulo por estos géneros, pero como todos sabemos, son canciones que suelen encantar a todo el mundo y que han perdurado a través de los años. Por otro lado, también la música barroca contiene ritmos harmoniosos que calman a los bebés. Música clásica de Mozart o Vivaldi efectivamente pueden fortalecer las conexiones entre las neuronas, beneficiando el desarrollo mental del bebé. Algunos investigadores también argumentan que es posible que el bebé pueda recordar por instinto tonos que alguna vez escuchó dentro del vientre.

 

A final de cuentas, como conclusión, la música posee una gran capacidad de estimulación que podrá beneficiar y al mismo tiempo tendrá que regularse de la mejor manera. Tampoco hay que predisponernos y poner siempre estos tonos específicos, también se recomienda que la madre ponga aquella música que la haga sentir bien consigo misma, y con la que guste disfrutarla con su bebé en vientre. Mientras ella esté alegre, el bebé del mismo modo lo canalizará y lo usará para crecer sanamente.