Depresión Post-parto

 

La depresión postparto o depresión perinatal es un término que se utiliza para describir un episodio de depresión mayor durante el embarazo o después del parto. La depresión hace referencia a un estado de ánimo bajo, así como, síntomas emocionales, físicos y de conducta asociados. No hay que olvidar que el embarazo y el parto son momentos críticos de la adaptación psicológica de la mujeres y por si mismos pueden generar alteraciones en el sueño, fatiga y otros síntomas que son considerados parte normal del proceso, motivo por el cual será de vital importancia poder distinguir entre estos síntomas y los que genera un trastorno depresivo. Si un episodio depresivo en esta etapa no se trata a tiempo, puede generar alteraciones en la relación madre/hijo y afectar el desarrollo psicológico, social y educativo del niño. Así como afectar la relación de la madre con su pareja. 

Una de las razones que puede complicar aún más el diagnóstico, es el temor de la madre a ser considerada incapaz de cuidar a su hijo, motivo por el cual suelen enmascarar algunos síntomas de forma propositiva. La depresión postparto no tiene una sola causa, es consecuencia de una serie de factores físicos y emocionales; desde la alteración en niveles hormonales, hasta la falta de descanso pueden ser factores que contribuyan al inicio de un cuadro depresivo. 

Los síntomas principales son tristeza casi todo el tiempo, sensación de vacío y desesperanza, llanto constante o sin motivo aparente, ansiedad, irritabilidad, alteraciones en el sueño, alteraciones en la atención y la concentración, pérdida de interés en actividades que anteriormente consideraban agradables, molestias físicas, alteraciones en el apetito, aislamiento social, dudas constantes acerca de la capacidad de cuidar al bebe y pueden llegar a presentar ideas autolesivas o de daño al bebe. 

Una mujer con estos síntomas deberá acudir al especialista en salud mental para valorar si esto es secundario a un cuadro depresivo, o si existe otro factor físico o de otra índole que los esté generando. La depresión postparto ocurre en casi el 15% de los partos, pudiendo comenzar un poco antes o después el nacimiento del bebe, es más frecuente su inicio entre una semana y un mes después del parto. 

Existen factores de riesgo que hacen que algunas mujeres sean más propensas a este tipo de padecimientos, como por ejemplo, aquellas que presentaron síntomas depresivos durante o después de un embarazo anterior, antecedente de depresión o trastorno bipolar en otra etapa de la vida, algún familiar con antecedente de depresión o la presencia de situaciones estresantes durante el embarazo.

Hay tratamientos muy eficaces para la depresión postparto, por ejemplo la psicoterapia, sobre todo la cognitivo conductual o la interpersonal, que han mostrado ser de gran utilidad; por otro lado la terapia farmacológica nos ha enseñado que hay medicamentos muy seguros para su uso durante el periodo de lactancia, sin embargo deberán ser recetados por un especialista en psiquiatría, para evitar riesgos y conocer los beneficios de este tipo de tratamientos. 

Colaborador: Dr. Rodrigo Hervert Rivera

Teléfono: 8-14-73-99

Dirección: Arista #743 Int. 212

Contacto: rodrigo_hr@hotmail.com

Facebook: Dr. Rodrigo Hervert Rivera