México y su música.

Me estreno en Somos Potosinos con entera emoción, agradeciendo la invitación y cumpliendo así el sueño grandioso de escribir y colaborar para este medio. 

 

México siempre rico en tradición e historia, nos provoca un sinfín de “olores y sabores” en la memoria colectiva y en toda manifestación de su cultura. 

Hablar de su música y autores es un reto gigante y se vuelve complejo. 

Tan prolífico y amplio es el abanico de géneros y tendencias musicales en México que sorprende a propios y extraños. 

México, en su fusión de culturas desde tiempos inmemorables, conjuga sueños prehispánicos con el arrojo y fuerza de la cultura española, el buen gusto francés y el bagaje anglo-sajón que perduran hasta nuestros días; en una mar ecléctica de sonidos. 

 

Siempre tendremos en el folklore y en quienes recogieron crónicas de amores y desamores, los más grandes estandartes de nuestro sonido. 

Manuel M. Ponce, Consuelito Velazquez, José Alfredo Jimenez, Armando Manzanero o Juan Gabriel, son nombres que evocan un México de la Edad Dorada en el cine; pasando por la evolución de la industria musical contemporánea en el mundo entero. 

 

En mi personal punto de vista, es tan digno citar como parte de nuestra herencia musical y formar parte de nuestro “cancionero nacional” a compositores como: Felipe Gil, Ana Gabriel ó Amparo Rubin en la era de los Festivales OTI; así como a Emmanuel del Real y Ruben Albarrán de Café Tacuba, Saúl Hernandez de Caifanes, José Manuel Aguilera o Memo Mendez Guiu (Timbiriche y Benny).

 

Nuestro país se ha visto plasmado descriptivamente con la elegancia de quienes en fastuosos parajes instrumentales nos recrearon un México orgulloso y lleno de fervor patrio como Silvestre Revueltas, Julian Carrillo, Juventino Rosas y  José Pablo Moncayo.

 

Debo hacer una mención especial al entrañable Francisco Gabilondo Soler, que a los infantes de tantas generaciones atrapó con los cuentos hechos canción de la mano de Cri-Cri, su grillito cantor y su universo de fantásticos personajes.

 

En tiempos donde impera el reggaetón y el trap, bien vale la pena rescatar (con el pretexto casual de nuestras fiestas patrias) a todos esos compositores del pueblo que dieron origen a canciones que siguen siendo nuestro “sabor e identidad” de cara al mundo.

Tomás Mendez, Manuel Esperón, Agustín Lara, Roberto Cantoral, María Greever, Álvaro Carrillo, Chucho Monge, Guty Cárdenas, Cuco Sánchez. 

 

Y disfrutar también del contraste de crónicas y colores de nuestros autores en esta era: 

Marco Antonio Solís, Joan Sebastián, Leonel García, Aleks Syntek, Jaime López, Fato, Martín Urieta, Áureo Baqueiro. 

 

Mientras el mundo gire y el corazón del mexicano lata con algarabía y fiesta, con su muy particular óptica seguirá llenando el alma de quien lo escuche; a través del mundo y sus mil y un recursos tecnológicos. 

Colaborador: Dave Shaman 

Correo: daveshamanjuarez@gmail.com 

Página en Facebook:

Dave Shaman Juárez 

Instagram y Twitter: DaveShaman