Conociendo la vergüenza

Todos en algún momento de la vida nos hemos sentido con “pena” o con “vergüenza”, algunos incluso han sido llamados desvergonzados o descarados. Pero, ¿qué es la vergüenza?

Empecemos por definirla como en los diccionarios, como un sentimiento de pérdida de dignidad causado por una falta cometida o por una humillación o insulto recibidos o un sentimiento de incomodidad producido por el temor a hacer el ridículo ante alguien, o a que alguien lo haga.  Es un grupo de respuestas físicas (bajar los ojos o sonrojarse), mezcladas con acciones predecibles (esconderse o alejarse de los demás), pensamientos desagradables ("soy un fracaso") y desesperación espiritual. Según nuestra definición, vergüenza es la creencia dolorosa en una deficiencia básica en uno mismo como ser humano.

 

Creo que es importante mencionar que esta es una emoción que generalmente se llama secundaria, ya que aparece a partir de los 2 años de edad cuando el niño tiene mayor relación con el mundo y tiene que ver generalmente con un juicio negativo este generalmente en relación con sus figuras de cuidado, aunque también puede darse por el mismo, no olvidaremos que es la época donde los niños empiezan a ganar autonomía y por lo mismo, empiezan a ser más conscientes de su relación con el mundo.

Podemos reconocer además que existen cuatro tipos de vergüenza:

Vergüenza moral: se da cuando nuestra acción pasa por encima de nuestro sistema ético, de lo que nos enseñaron generalmente sirve para corregir nuestras conductas y nos ayuda a mejorar.

Vergüenza heredada: la que se da por nuestros grupos de pertenencia, por ejemplo, hay cierta ropa que no debes usar o ser de cierta manera, no puede gustarte alguna música porque no corresponde a lo que se usa en nuestro grupo social y/o familiar.

Vergüenza identificativa: es la que conocemos como me da “pena ajena”, tiene que ver con que algún miembro de nuestros grupos sociales y/o familiares hagan algo con lo que no estemos de acuerdo y sentir esta vergüenza por el vínculo que tenemos con dicha persona.

Vergüenza de auto concepto: Ocurre cuando alguien se descubre pensando algo que cree que no debería ser parte de él, un pensamiento o sentimiento al que le da una connotación negativa, el ejemplo más claro que viene a mi mente fue cuando salió la película de las sombras de Grey y me decían “quiero verla, pero me da pena”.

Por ello cuando hablamos de vergüenza podemos vincular algunas acciones que están relacionadas a esta:

Parálisis: Es común que una persona cuando se siente avergonzada sienta que no puede moverse o hacer nada para cuidarse.

Falta de energía: La vergüenza bloquea nuestra energía y muy comúnmente no nos permite hacer las cosas que deseamos.

Escapismo: Generalmente nos conecta con la sensación de escapar, de no querer estar más en esta situación.

Alejamiento: Es una respuesta más sutil que la huida y más compleja, a veces creamos mascaras como: “el complaciente”, “el que siempre está bien”, para evitar sentirnos avergonzados.

Perfeccionismo: Las personas que se han sentido avergonzadas buscan hacerlo todo bien para no tener que volver a vivirla

Censura: Las personas que experimentan mucha vergüenza se tienden a convertir en muy críticos de los demás

Ira: en muchas ocasiones cuando alguien se siente avergonzado, y en México es muy común, reacciona con enojo y busca humillar al otro.

El sentimiento de vergüenza puede ser leve, moderado o intenso, pero siempre señala una dificultad para integrar lo que se está viviendo, por lo que es recomendable que si el sentimiento de vergüenza nos está sobrepasando podamos observar los juicios que nos llevan a él y si es aún muy grande podamos acudir a psicoterapia a tratar con ella.

Colaboradora: Lic. Luz Maria Gómez Valdés

Tel: 4442678903

Instagram: @luzmariachis4